Justicia mas allá de un tribunal

“QUIEN PLANTA, COSECHA”; “QUIEN DA, RECIBE”; “QUIEN BUSCA, ENCUENTRA”…

¿USTED YA ESCUCHÓ ALGUNAS DE ESAS FRASES?

¿Podemos hacer todo lo que queramos? El libre albedrío fue dado por Dios a todos nosotros, pues Él también es justo y, por encima de todo, nos ama. Pero, toda actitud trae consecuencias, buenas o malas, es imposible plantar una semilla de calabaza en la tierra y ver pimientas nacer.

La ley espiritual de la justicia de Dios trae buenos resultados cuando actuamos conforme a Su voluntad. Si obedecemos Su palabra, cosecharemos los frutos positivos de esa obediencia: las bendiciones de Él en nuestra vida.

La desobediencia también trae sus consecuencias y ¡Dios no quiere el mal de Sus hijos! Él desea que vivamos felices y vivamos eternamente con Él. Cuando nos arrepentimos de nuestros errores, Su misericordia es derramada sobre nosotros y podemos recomenzar de forma cierta.

ACTUANDO CON JUSTICIA, PODEMOS DISFRUTAR DE TODO LO QUE DIOS OFRECE.

…Y, si alguno Me sirviere, mi Padre le honrará. (Juan 12:26)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *