La Justicia

Dios es un Ser lleno de atributos y virtudes incuestionables. Pero, entre todas Sus atribuciones y virtudes, hay una que podemos decir que es la base de todas las demás:¡la justicia! ninguna de las otras puede existir sin ella. Y, como un Ser tan Santo y Justo, Él exige de Sus criaturas la misma cosa. Él quiere que seamos santos, puros, fieles, temerosos, obedientes, porque es imposible relacionarse con Él, sin eso, pues, por mayor que sea Su amor y misericordia, por Su Santidad y Justicia, Él queda imposibilitado de bendecirnos mientras no decidamos andar con Él en justicia.

Y cuando hablamos de justicia, nos referimos a la fe práctica, sin religiosidad, pues es ella, y solamente ella, que puede justificarnos hacernos justos a los ojos del Altísimo. Y es interesante que, de la misma forma que Él nos cobra justicia, nos otorga la fe capaz  de hacernos justos ¡Eso es glorioso!!!

Y cuando vivimos esa fe, es imposible que aceptemos las injusticias impuestas por el infierno, pues esa misma fe que nos justifica, nos indigna, nos mueve, nos hace luchar por aquello que es correcto, y eso proviene del Propio Dios, que quiere que cobremos de Él nuestros derechos. Él desea más que todo mostrar en nosotros el poder de Su justicia.

Dios no quiere que seamos como parásitos, que aceptemos las situaciones injustas y no hagamos nada.¡No! Él quiere que nosotros reaccionemos, que hagamos lo mismo que Abraham hizo, que nos presentemos delante de Él llevando nuestras cuestiones. Esa es la fe de la Universal, nosotros somos así, no bajamos la cabeza para el diablo, ¿sabe por qué? porque somos del mismo linaje que Abraham.

Hazme recordar, entremos en juicio juntamente; Habla tú para justificarte. Isaías 43:26

¡Esa tiene y debe ser nuestra fe, pues solo ella nos hace ver la justicia de Dios siendo hecha!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *