Sus Miedos

¿Tenes miedo de qué: una prueba, perder el celular, cucaracha (si fuese voladora, entonces, ¡argh!), tus padres pelean contigo, violencia u otra cosa?

Todos nosotros sentimos miedos y eso no es el problema. El problema es dejar que ese miedo nos paralice, y, así, nos olvidamos de Quien nos cuida.

Moisés también sintió miedo, o de hablar en público:”… Oh Señor (…) cuando comienzo a hablar, yo siempre me trabo” (Éxodo 4:10 NTLH). Solo que, aún así, obedeció la orden de Dios, pues tenía certeza de que Él cuidaría de todo.

Todos nosotros pasamos por momentos de miedos e inseguridades. Sin embargo, así como Moisés, necesitamos obedecer la orden de Dios, tener coraje, vencer nuestros miedos y decidir a que voz daremos atención: la voz del miedo o la Voz de Dios.

Recuerde: ¡Obedezca y venza el miedo! Dios es el único Omnisciente, Omnipotente y Omnipresente, que guarda, protege y nunca abandona a los que Lo obedecen.

“Mi socorro viene del Señor, que hizo los cielos y la tierra”. (Salmos 121:2)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *