Omnipotencia y Confianza

“¿Se ocultará alguno, dice el Señor, en escondrijos que yo no lo vea? ¿No lleno yo, dice el Señor, el cielo y la tierra?

(Jeremías 23:24)

Cuando leemos esa palabra es posible imaginar la grandeza de Dios.¿Cómo puede Alguien saber todas las cosas, tener poder para todas las cosas y estar en todos los lugares? Ese es Dios.

Por eso, cuando pensamos que podemos engañarlo o convencerlo de alguna cosa, somos nosotros los que nos estamos engañando.

Él nos conoce y sabe lo que pasa en lo mas intimo de nuestro ser. Ve la verdadera motivación para nuestras elecciones y actitudes. No quiera engañar a Dios. Por lo contrario, sea sincera con Él y hallará descanso.

Cuando llegamos delante de Dios en verdad, Él se agrada, nos reconoce como hijos verdaderos y Su misericordia es derramada para levantarnos, perdonarnos, limpiarnos, así como Él hizo con Pedro, que lo negó tres veces. Pero Jesús, en verdad, ya sabía que él (Pedro) iba a hacer eso. Pero Jesús vio también el arrepentimiento sincero, el dolor que Pedro sintió con su actitud y lo perdono. Y ni por eso dejo de usarlo. Por lo contrario, Jesús lo amó y lapido sus cualidades. Porque Jesús sabe de nuestros defectos y debilidades, pero conoce también nuestras cualidades y cuenta con ellas.

Sea sincera con Dios, siempre.¡A Él le agrada usted!

Tía Paty

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *