Misericordia

El Señor Dios, en Su infinita Misericordia, trazó un plan para toda la humanidad. Ese plan consiste en la salvación del alma y en tener acceso directo a Su santa presencia. Pero, para eso, el hombre tiene que ser humilde, reconociendo que es un pecador y que tiene la necesidad de estar en comunión con Él, obedeciendo las leyes de Su reino. Si lo hiciera así, Dios manifestaría Su misericordia y compasión al pecador perdido, dándole una chance al igual que a su familia. Ya que esta, muchas veces se encuentra sumergida en la desgracia de este mundo tenebroso, sufriendo por los vicios, la destrucción y todo tipo de males.

“Porque si os volvéis al Señor, vuestros hermanos y vuestros hijos hallarán compasión delante de los que los llevaron cautivos, y volverán a esta tierra. Porque el Señor vuestro Dios es clemente y compasivo, y no apartará su rostro de vosotros si os volvéis a Él.” (2 Crónicas 30:9LBLA).

Vean como Dios actúa en favor de los Suyos, quienes esperan en Sus promesas. Hasta los enemigos y los que los persiguen verán Su poder. Él opera en forma maravillosa y milagrosa; como se ha visto en la vida de muchos. El Dios que hizo milagros y que estuvo con Abraham, Moisés y con el pueblo de Israel, esclavizado en Egipto, es el mismo para proteger, liberar y bendecir a Sus siervos en los días de hoy; así como lo hizo en el pasado. Aproveche esa oportunidad mientras Él todavía puede ser hallado.

La noche vendrá, y solo serán salvo e irán a la Tierra Prometida los que acepten Su llamado y escojan refugiarse en la
sombra del Altísimo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *