En los Pasos de Jesús

Siempre es necesario tener un modelo a seguir antes de empezar cualquier cosa. Aun los inventos más modernos tienen como base uno anterior. Generalmente, se observa una referencia para calcular y definir qué hacer. Eso se da en cualquier área y la más importante es la espiritual. Nuestra alma es eterna. Por eso, tenemos que saber, cómo vivir para alcanzar la salvación.
En el plano espiritual, tenemos al Señor Jesús como referencia, para imitar y seguir Sus pasos. Cuando Lo buscamos como salvador y redentor, Su espíritu nos capacita para que seamos como Él, una referencia de obediencia.
“Porque para este propósito habéis sido llamados, pues también Cristo sufrió por vosotros, dejándoos[p] ejemplo para que sigáis sus pisadas.”, (1 Pedro 2:21 LBLA).
Vea cómo seguir los pasos de Jesús:
1-Su placer era obedecer al Padre Celestial en todo. Quien desee andar en Sus pasos, debe obedecer a sus padres, a los mayores y a las autoridades.
2-Él ama a todos independientemente de los méritos, esto lo probó cuando se sacrificó en la cruz, dando Su vida por los pecadores. Es fiel a Su palabra, Él cumple lo que promete. Amen a Dios en primer lugar y luego a los demás como a ustedes mismos. Digan la verdad, cumplan lo que prometen y sean bondadosos con todos. No confundan bondad con intereses propios; el Señor Jesús era bondadoso sin esperar retribución.
3-Jesús perdonó a aquellos que Lo molestaron y a los que Lo rechazaron como Hijo de Dios. Fue pacificador, evitó que una mujer adúltera fuese apiedrada y la perdonó. Por eso perdonen a los que los hieran, incluso a los que hacen bullying. Ser pacificador es evitar las peleas dentro y fuera de la casa y, cuando hubieren discordias, deben apaciguarlas.
4-Ser misericordioso, Jesús puede entender y perdonar los errores de las personas, está siempre dispuesto para dar la otra mejilla. Por eso, deben entender el motivo que llevó a alguien a hacerles mal. No intenten vengarse, ponganse en el lugar del otro; tengan misericordia y paciencia, así como Dios la tuvo con nosotros.
5-Él es longánimo, sabe dar tiempo al tiempo y espera con confianza. Nosotros también debemos saber esperar y reconocer cuál es el tiempo apropiado para ser entendidos.
6-Él es manso, lleno de paz, Jesús no gritaba, ni se enfurecía. Por eso debemos ser mansos y tranquilos. Actuando de esta manera, mostrarán su comunión con Dios y cómo dependen de Él, su interior se iluminará.
7-Él siempre tuvo dominio propio, resistió las tentaciones y, cuando fue provocado a probar Su poder y condición de hijo de Dios, permaneció en silencio. Sólo hablaba cuando era necesario y tenía controlaba Sus reacciones. Tengan en cueta que deben resistir al mal y a la voluntad de la carne, ya que el orgullo y la vanidad hacen que quieran probar su capacidad de ser superior a otros. Nadie puede rechazar el mal por ustedes, usen su dominio propio.
8-Para vencer todo, es necesario andar por ese camino. Este es estrecho, pero no imposible. Si el Espíritu de Dios está con ustedes, tendrán fuerzas para alcanzar las victorias.

EN LOS PASOS DE JESÚS aprendiendo sobre la Biblia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *