Nueve en Uno

Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley. Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos. Gálatas 5:22-24

Los tres primeros frutos del Espíritu tienen la esencia de Dios y son:
1- Amor, representado por el Dios Padre.
2- Alegría, representado por el Hijo Jesús.
3- Paz, representando el Espíritu Santo.

Estos frutos son recibidos automáticamente con el descenso del Espíritu Santo en nuestra vida. Es la Marca inmediata o el Sello de Dios sobre el que cree en Él.

El Señor Jesús dijo que seríamos conocidos por el amor que existe en nosotros y que tendríamos gozo, alegría. Y también dijo: … mi paz os doy. Juan 14:27

Sin embargo, los otros seis – como seis es el número del hombre – se comprende que están relacionados al comportamiento del ser humano. Se entiende también que están a nuestra disposición, sin embargo, es necesario cultivarlos con perseverancia. Sacrificio, realmente sacrificio. Pues exigen un esfuerzo muy grande y capricho de cada uno para adquirirlos.

4- Longánimo, es paciente, sabe esperar el tiempo necesario de la concreción de su fe propia y para otros también.
… y a cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, ve con él dos. Mateo 5:41

5- Benigno, piensa con pureza, su presencia trae un ambiente liviano y sano, su semblante es feliz.
Apártate del mal, y haz el bien, y vivirás para siempre. Salmos 37:27

6- Bondadoso, tiene placer en darse a las personas, no mide esfuerzos. Quiere compartir todo lo que tiene, es capaz de sacar de sí mismo para darle a otro. Característica propia de la Trinidad.
Abre su boca con sabiduría, y la ley de clemencia está en su lengua. Proverbios 31:26

7- Fiel, persona de palabra y de respeto, no cambia. Si se equivocan con él, aun así permanece con su fidelidad incondicional.
El que es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel; y el que en lo muy poco es injusto, también en lo más es injusto. Lucas 16:10

8- Manso, persona pacífica, no es irritada, ni intolerante y nerviosa. Es bien comprensiva y sabe colocarse en el lugar del otro que está pasando por problemas. Tiene condición de ser líder a causa de mansedumbre.
Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado. Gálatas 6:1

9- Dominio propio, tiene la capacidad de resistir a sus voluntades carnales. Domina sus ojos, oídos, manos y pies, su boca, y no juzga mal. Piensa y escoge lo que es mejor para sí y para el prójimo que está pasando por problemas, siempre usa la fe inteligente.
Mejor es el que tarda en airarse que el fuerte; y el que se enseñorea de su espíritu, que el que toma una ciudad. Proverbios 16:32

Contamos Nueve, pero que se convierten en Un fruto.
Así como la Trinidad es Uno.
Incluso los misterios de nuestro Señor son lindos y maravillosos.
El fruto nos es dado para que nos parezcamos a nuestro Padre Celestial.
Perfecto es y quiere que seamos como Él.
Y para eso, basta solo que creamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *