Niños de Fe

Este mes vamos a hablar de algo
muy importante, nuestra fe. La Biblia
dice que si nuestra fe fuera del tamaño
de un grano de mostaza, podremos decir
al monte que se tire al mar y así será.
Eso quiere decir que nada es imposible.
Todo es posible a través de la fe en nuestro
poderoso Dios. La fe nos une a Él, nos hace fuertes en
los momentos difíciles.
Daniel no negó su fe aunque estaba en riesgo su vida por el
decreto del rey: “Cuando Daniel supo que el edicto había sido
firmado, entró en su casa, y abiertas las ventanas de su cámara
que daban hacia Jerusalén, se arrodillaba tres veces al día, y
oraba y daba gracias delante de su Dios, como lo solía hacer
antes.”, (Daniel 6:10)
Él vivía lejos de su tierra natal, de sus padres, en medio de
una cultura completamente diferente de la suya. A pesar de
todo, continuó usando su fe porque creía en el Dios que le habían
enseñado sus padres.
No importa el lugar donde vivimos o la situación que estemos
pasando, nada nos puede robar lo que Dios
nos dio, el poder de la fe. No la nieguen,
no dejen de creer que Él lo puede todo.
Así verán el resultado de Su fidelidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *