La Fe, nuestro escudo

¿Sabías que tu fe es un arma y un
escudo al mismo tiempo? En la Biblia
podemos verlo en el ejemplo de Daniel
en la cueva de los leones.
Cuando él fue llevado a Babilonia era muy joven, como ustedes.
La adolescencia es una etapa difícil y Daniel tuvo que
pasar por lo mismo que cualquier joven de su edad. Estaba
lejos de su casa y sin su familia, pero había algo que lo hacía
diferente del resto: su fe.
Es por eso que Daniel decidió guardar lo más preciado que
tenía, su relación con Dios, y cuando aparecieron los problemas,
tuvo la fuerza para enfrentarlos. Así también nosotras
podemos superar los momentos difíciles, pues, nuestra fe nos
hace fuertes. Entonces, no tenemos que temer porque Dios nos
da la capacidad de lograr lo imposible.
No importa cuán difícil sea lo que estemos pasando, Él está
con nosotras siempre. Por eso no podemos negar nuestra fe,
no debemos avergonzarnos de lo que
hemos recibido de Él, sino ayudar a que
otros tengan la oportunidad de conocer
a nuestro Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *