La mejor elección

“Hijo mío, no te olvides de mi ley,

 y tu corazón guarde mis mandamientos; 

Porque largura de días y años de vida

y paz te aumentarán.” Proverbios 3.1,2

Si absorbes las enseñanzas del Espíritu de Dios, conseguirás cumplir las enseñanzas de tus padres y profesores y tornarte una persona disciplinada. Para estar en el Reino de Dios es preciso estar en disciplina y obediencia. Sólo así tendremos una unión perfecta que la cruz nos da.

El niño y adolescente que procedieren de esta forma, crecerán en sabiduría y entendimiento, protegiendo su vida contra los males.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *