La vocación – Fuistes llamados

yo amo ser educadora

La base de nuestro servicio en la escuelita es nuestra vida espiritual, si nosotras estamos bien espiritualmente y en comunión constante con Dios, entonces vamos a poder pasar espíritu para los niños y vamos a poder llegar a nuestro objetivo, que es hacer que los niños sean salvos y sean hombres y mujeres de Dios, pero si descuidamos nuestra vida con Dios, entonces no vamos a ver los frutos, nuestro trabajo será en vano. Por eso amiga educadora, cuide de su vida espiritual, vigile, ande en humildad y mansedumbre, para que podamos ser un ejemplo a seguir para los niños, porque nosotras somos referentes espirituales para ellos.

——————–
“Os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados, con toda humildad y mansedumbre…
…Solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz; un cuerpo, y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación.” Efecios 4:3,4

Coordinadora Grand Bourg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *