Unidad 4-El fariseo y el Publicano

Poster 4 Marzo D
EL FARISEO Y EL PUBLICANO
Jesús estaba reunido con el pueblo en un cierto lugar y percibió que entre la multitud habían muchas personas que confiaban en sí mismas y pensaban ser las mejores de todas. Ellas pensaban que el solo hecho de hacer todo correcto les daba el derecho de hallarse mejores que las otras personas. Para enseñarles, Jesús contó una historia diciendo:
Dos hombres fueron a la Iglesia a orar: Uno era fariseo y el otro publicano. Los fariseos les gustaba estudiar la biblia y por eso conocían todo lo que estaba escrito, y el publicano era un cobrador de impuestos. Al llegar a la iglesia, el fariseo se colocó de pie y comenzó a orar como si fuese el dueño de la verdad diciendo: Oh Dios, yo te agradezco por no ser como las demás personas que roban, mienten y hacen muchas cosas erradas como este publicano que está a mi lado. Yo soy fiel y hago todo lo recto, por eso merezco ser bendecido. Qué cosa más fea hizo este fariseo! El se hayo mejor que el publicano y por eso lo trato mal.
El publicano, entre tanto, estando de pie y con la cabeza baja porque se sentía avergonzado delante de Dios por las cosas erradas que venía haciendo, comenzó a orar diciendo: Oh Dios, ten misericordia de mi que soy un pecador lleno de defectos y fallas, perdóneme por todo lo que he cometido.
Cuál de estos dos hombres agradó a Dios? Será el fariseo que conocía toda la biblia, pero orgulloso y metido? O será que el publicano que reconoció que era un pecador y precisaba ayuda de Dios? Jesús dijo que el publicano fue el que más a gradó a Dios, por haber sido humilde, reconociendo sus errores y pecados, pidiendo ayuda a Dios y por no juzgarse mejor que los otros como lo hizo el fariseo.

CONCLUSION

Nunca debemos pensar que somos mejor que los otros, precisamos ser humildes y reconocer que somos pecadores y que necesitamos de Dios. Debemos tratar con amor y cariño a las demás personas. Mismo que ya hayas aprendido muchas cosas al respecto de Dios, no se juzgue mejor que su amiguito que está llegando en la EBI ahora. Enseñe a él lo que ya sabés y nunca se olviden de pedir perdón a Jesús por las cosas erradas que hicimos en el día, pues sin querer siempre acabamos haciendo alguna cosa que desagrada a Él. Entendieron? Muy bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *